José antonio hermida
una vida dedicada a la bici

Nací en Puigcerdà el 24/08/1978 un pueblo de poco más de 7.000 habitantes del Pirineo catalán colindante con Francia.
Hasta los 4 años estuve viviendo en Francia ( a apenas 12 KM de España), hasta que mis padres se mudaron a Puigcerdà para poder ofrecerme una educación en castellano. Recuerdo toda mi infancia haciendo deporte y corriendo de aquí para allá, así, es normal, que al final me haya dedicado a algún deporte de forma profesional o seria.
No recuerdo exactamente cuando aprendí a montar en bici, así que deduzco que fue con muy pocos años. Lo que sí que recuerdo, es que hasta los 14 años, la bicicleta no era mi gran pasión sino que era el skateboard que practicaba con los amigos del pueblo siempre que podía. Durante toda mi infancia he practicado muchas actividades deportivas, tanto con el colegio o por cuenta propia gracias a que mis padres siempre han estado dispuestos a respaldar todas las iniciativas que he tenido en este aspecto.
Descubrí la bicicleta de montaña en el “boom” del 91-92, cuando por casualidad, vi a un amigo que montaba una bicicleta muy rara con ruedas gordas que le permitía subir y bajar por todas los sitios ( bueno, casi todos ¡!!!!!). Así que me gustó, ya que me podía ofrecer mas capacidad de movimiento del que tenia hasta ese momento con mi skate ( mi pueblo no era el paraíso de los skaters: montañas ,nieve ,subidas ,poco asfalto…).
Al poco tiempo, ya tenia una apuesta con mis padres para que me compraran una Mountain Bike, eso sí, tenia que aprobar el EGB .No era mal estudiante, pero eso era un estímulo mas para aprobar rápido y no dejar ninguna asignatura para Junio.
Probado está, que aprobé el curso, y ese mismo verano ya dejé el skate , que tanto me había divertido, para poder empezar a descubrir la Cerdaña con mi Mountain Bike ( Mongoose Negra ¡!!) y hacer excursiones con los amiguetes a sitios que nunca imaginábamos que existieran.
En el verano del 1992, tras haber conocido a muchos amigos que practicaban MTB ,dos de ellos: Juan Cucurell y Jorge Aust me propusieron a mí y a otro amigo (Alfonso Sanchís) ir a una carrera que se celebraba a 5 KM de Puigcerdá : en Llivia.
Esa fue mi primera carrera de MTB y mi primera victoria con mi Mongoose, un casco de hockey, unas bermudas total caribe!! y una camiseta que encontré por casa: Increíble la POSTAL!!!!!!
Mi segunda carrera ya no fue lo mismo: la perdí. Perdón ! La ganó otro. Entonces me di cuenta que esto del Mtb no era cosa fácil, así que, durante el verano hice otras carreras ganando y perdiendo. Entonces empezaba a darme cuenta de que me estaba enganchado al MTB.
Al verano siguiente, que ya estaba mas en forma, corrí muchas mas carreras e hice alguna a nivel provincial (en Gerona) y después por toda Cataluña, siempre con la compañía de mi familia ,Alfonso Sanchís y Cucurell.
De esta manera tan simple, me fui aficionando a un deporte que me ofrecía mucha libertad y al mismo tiempo me hacia luchar y “trabajar” para conseguir la metas que me marcaba.
En septiembre del 1995 fui con un grupo de amigos al campeonato del mundo en Alemania para ver a nuestros ídolos (corredores con los que compito actualmente).Al final, acabé corriendo la carrera de los juniors tras haber ganado las clasificatorias: INCREIBLE!!!. Ese mismo año, hacia el final de temporada, conocí (gracias a un amigo en común (Josep Puig)) a mi entrenador Kim Forteza .A partir de ese momento, empecé a entrenar de una manera ordenada y seria ,ya que, empecé a tener muy claro que lo que mas me gustaba era el Mtb de competición.
Desde entonces empecé a vivir grandes satisfacciones (y malas también) que me han llevado en una espiral ascendente: desde mi primer campeonato del mundo júnior (que me abrió las mejores puertas del MTB), hasta estos momentos en los que: mi hobby es mi trabajo y mi trabajo mi hobby; y me permite tomar parte en las mejores competiciones mundiales y conocer mundo y personas increíbles.
Un saludo a todos y muchas gracias a todos aquellos que en algún momento hemos coincidido en esa “espiral” ascendente que me ha llevado a ser lo que soy, y, muy en especial, a mi esposa Sandra que siempre está ahí.
Gracias.
José A. Hermida